NacionalTitular

«Es una campaña del Apruebo» y «da mayor protección económica»: Ex ministros de Salud analizan fin del Copago

El Presidente Boric anunció este miércoles que los beneficiarios de los tramos C y D de Fonasa no tendrán que pagar por sus atenciones de salud a partir del 1 de septiembre, medida cuya viabilidad fue cuestionada por ex autoridades.

«Los derechos no tienen que ser negocio (…) Han sido muchas generaciones de chilenos y chilenas que han soñado en un sistema de salud público, gratuito, para todas y todos los usuarios de Fonasa. Un sistema que funcione en base a ciudadanos, en base a las necesidades de las personas y no al tamaño de la billetera de cada uno».
Con estas palabras, el Presidente Gabriel Boric anunció este miércoles el fin del Copago en la Red Pública de Salud a partir del 1 de septiembre de este año. La medida apunta a que los menores de 60 años beneficiarias de los tramos C y D del Fondo Nacional de Salud (Fonasa) no tengan que pagar por sus atenciones de salud en la Modalidad de Atención Institucional (MAI).
De esta forma, serían cerca de 5 millones de personas que se acogerían a este nuevo sistema de protección financiero, para lo cual se ha dispuesto un presupuesto adicional para Fonasa de casi $21 mil millones. Sin embargo, la medida no ha estado exenta de críticas, pues algunas ex autoridades de Salud manifiestan que el Copago Cero no consideró la capacidad de los centros asistenciales. Además, exponen que esta ‘gratuidad’ no dimensiona el gasto que significará para Fonasa.
Ver las imágenes de origen
Enrique Paris, ex ministro de Salud, durante el segundo mandato de Sebastián Piñera señaló a Emol que se debe «reconocer que este es un esfuerzo importante». No obstante, anticipó que el Gobierno debe «aclarar qué impacto va a tener, tanto en el sistema público como en el sistema privado, en las listas de espera, en la cantidad de gente que está esperando cirugía o consulta por especialidad y en el presupuesto de Fonasa».
«El aumento de la gratuidad, hay diferentes cálculos, va a significar una pérdida de ingresos para Fonasa entre 21 mil y 25 mil millones de pesos que también hay que estudiar y analizar cómo se van a reponer o cómo se va a implementar esa pérdida dentro del presupuesto de Fonasa y aclarar bien que eso, evidentemente, no puede ir a deteriorar la atención de los mismos afiliados al Fonasa», advirtió.
Adicionalmente, el médico expuso que las personas pertenecientes al tramo C y D de Fonasa, actualmente se atienden entre el sistema público y privado, por lo que se debe tener en consideración si ahora, con el Copago Cero, éstas deberán asistir únicamente a los centros de salud de carácter público, situación que, a su juicio, no quedó clara con el anuncio del Mandatario y que podría traer perjuicio a los actuales pacientes.
«Estas aproximadamente 5 millones de personas, hasta el momento, reciben atención en ambos sistemas y la Asociación de Clínicas ha dicho que el 40% de sus atenciones, en este momento, son pacientes Fonasa. Por lo tanto, esa cantidad de personas ¿van a ingresar al sistema público pensando que ahora no van a tener que pagar nada y, por lo tanto, van a sobrecargar el sistema público de salud»?, planteó Paris
Pese a ello, el ex ministro afirmó que «esta noticia sí va a tener repercusiones positivas en una parte de la población al incorporar al tramo C y al tramo D, y obviamente que vamos a tener alguna cantidad de personas beneficiadas si esto se lleva a cabo en forma eficiente».
Con una opinión similar, el también ex titular de Salud, durante el segundo periodo de Sebastián Piñera, Emilio Santelices, aseguró que «el Copago Cero para los beneficiarios de Fonasa, no va a tener un impacto importante para la población, porque va a estar acotado a un grupo de personas que, enfrentados a la necesidad de atenderse en el hospital puedan tener este beneficio y el problema está en acceder al hospital».
«Hoy tenemos grandes listas de espera, para cirugías son más de 300 mil y grandes listas de espera para pacientes que necesitan interconsultas con especialistas, más de 2 millones de personas. Por lo tanto, esto que parece como un beneficio universal, no va a ser tal. Si queremos avanzar en resolver los temas que afectan a las personas, por ejemplo, deberíamos destinar estos recursos, alrededor de $25 mil millones, en otorgarle el beneficio a las personas Fonasa del nivel A», recomendó el médico.
«Es un anuncio con un objetivo de campaña del Apruebo»
En tanto, y con una mirada más crítica, el ex ministro de Salud, Jaime Mañalich expuso, en conversación con Radio Duna, que el presupuesto anunciado para cubrir las prestaciones de salud, a través del Copago Cero, «no se acoge al principio de legalidad en el cual tiene que actuar el Gobierno».
«El gobierno solo en dictaduras puede actuar por decreto. Esto implica que un cambio de esta naturaleza tiene que tramitarse a través de la Ley de Presupuesto, cuya discusión no empieza hasta 2 meses más, hacerle un cambio legal por ley con concurso al Congreso a la Ley de Presupuesto vigente, o darle atribuciones al director de Fonasa para condonar esta deuda en la cual incurrirían los beneficiarios segmentos C y D de Fonasa, que se estima más o menos 20 mil millones de pesos, porque todo esto está mandado por ley hoy día», criticó.
Adicionalmente, el ex secretario de Estado aludió a que la medida anunciada por el Presidente Boric se trata de una forma de obtener votos a favor de la nueva propuesta de Constitución, es decir, es un recurso de campaña a favor del Apruebo, de cara al Plebiscito de salida del próximo 4 de septiembre.
«El Presidente (Gabriel Boric) por muy generoso que quiera ser con los fondos públicos, no puede lisa y llanamente hacer un anuncio de un cambio a voluntad propia de la Ley de Presupuesto (…) yo creo que desgraciadamente este es un anuncio con un objetivo fundamentalmente de campaña comunicacional, de campaña del Apruebo», planteó.
«Va en la dirección correcta de dar mayor protección económica»
Finalmente, Álvaro Erazo, ex director de Fonasa y ex ministro de Salud, durante el primer periodo de Michelle Bachelet, tuvo una visión totalmente contraria las otras ex autoridades, pues el médico insistió en que «este beneficio de protección financiera tiene como único propósito evitar el endeudamiento de las personas, y particularmente, la imposibilidad que muchos tienen de poder pagar estas cuentas que pueden ir de $20 mil hasta $3 millones».
«El conjunto de estas prestaciones va a traer, en la medida que esta gratuidad empiece a operar desde septiembre, un beneficio al bolsillo de las familias chilenas que están en los tramos C y D. Es un beneficio que va en la dirección correcta de dar mayor protección económica y beneficios que avanzan en la igualdad de acceso», afirmó a Emol.
«El Presidente (Gabriel Boric) por muy generoso que quiera ser con los fondos públicos, no puede lisa y llanamente hacer un anuncio de un cambio a voluntad propia de la Ley de Presupuesto (…) yo creo que desgraciadamente este es un anuncio con un objetivo fundamentalmente de campaña comunicacional, de campaña del Apruebo».   Jaime Mañalich, ex ministro de Salud
Al ser consultado por si prevé que este Copago Cero pueda aumentar la afiliación en Fonasa y, por tanto, generar una mayor presión para la red pública, Erazo manifestó que «es indudable que el incentivo que se está realizando no va a tener un gran impacto en una demanda incontrolada, porque si hay algo que tiene el sistema de salud es que produce barreras de entrada, fundamentalmente, por listas de espera, lamentablemente».
Según el ex secretario de Estado, a lo anterior se suma que «la población de mayor costo para el seguro público ya están en Fonasa y lo que pudiera estar faltando son personas de mayores ingresos, que tienen un buen aporte vía cotización y que están en la isapres. Pero eso va a depender del juicio de valor que hagan las propias personas respecto al servicio que reciben desde la isapre o desde Fonasa».
«No va a impactar en la capacidad de producción, porque tenemos por supuesto una lista de espera, pero esto no incide en la listas de espera. Un factor que influiría sería si los especialistas se fueran al sector privado, o que hubiera falta de equipamiento o infraestructura, y no guarda relación con esta política de gratuidad», concluyó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *