NacionalTitular

«No todos han estado a la altura»: El balance sobre el rol de los convencionales en la recta final del proceso

De cara a la recta final del trabajo de la Convención y de la presentación del borrador de una nueva Constitución, han comenzado a surgir los primeros balances del proceso, así como del rol que han tenido los convencionales. El tema no es menor considerando que fue una etapa que no estuvo exenta de polémicas ni de críticas cruzadas, las cuales para muchos también son un factor a analizar frente al Plebiscito de salida.

«Hay una enorme responsabilidad de los convencionales, no todos han estado a la altura de esa responsabilidad y eso ha creado problemas y hay una enorme importancia del Plebiscito», comentó ayer a Radio Cooperativa el convencional del Frente Amplio, Fernando Atria.

Las palabras de Atria aludían a las polémicas que han protagonizado algunos constituyentes, y específicamente a lo ocurrido con su par Nicolás Núñez, quien votó desde la ducha una indicación en la comisión de Medio Ambiente. «Los convencionales tenemos una enorme responsabilidad, por eso creo que no es buena idea votar desde la ducha», precisó Atria. «Yo creo que hay una larga lista de episodios negativos, desde el engaño de Rodrigo Rojas Vade, las trampas que hemos visto en los últimos días, las pifias al himno nacional, creo que la lista es larga y esa es una de las razones por las cuales la ciudadanía también está mostrando el descontento respecto a la Convención Constitucional.

Lamentablemente estamos farráeandonos una oportunidad país», afirmó el lunes el convencional Ruggero Cozzi (IND-RN). Por su parte, la convencional Tammy Pustilnick (Independientes No Neutrales) expresó que «el llamado a todas las personas es que aún cuando hubo ciertas actitudes, ciertas instancias donde ciertos convenvionales no estuvieron a la altura de este proceso tan Repulicano como es escribir una nueva constitución, recordarles que somos 154 convencionales constituyentes. Si bien no podemos negar que mancha el trabajo de la Convención, la gran mayoría de las y los convencionales estamos trabajando arduamente y de una forma responsable para entregarle a la ciudadanía una propuesta de nueva Constitución».

Qué opinan los expertos? El tema también ha sido abordado por otras figuras, así una columna publicada ayer por La Tercera, el profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, Hugo Herrera, hizo un duro análisis afirmando que «la Convención se convirtió en un lugar de despliegues de peculiaridades individuales, de grupos identitarios cerriles, de fanáticos de lado y lado, de ruido, grito, maquinación, gestos que satisfacen solo a quienes los realizan, antes del contexto de una discusión donde lo que prevaleciera fuese la responsabilidad por la tarea de brindar conjuntamente salida a una crisis fundamental del país y de todos sus sectores políticos».

«Las tonterías podrían haber quedado en lo curioso. El hecho es que a ellas se sumaron abogados y operadores presuntamente ilustrados, con sus visiones estreñidas, su ‘cocina’ y sus maquinaciones, o sus egos desatados, sus declaraciones rimbombantes y hasta afiches que proclaman vergonzosamente pseudo-épicos perfiles», expresó. A su juicio, «el tono lo han puesto los payasos, en sus dos frecuencias: ora como disfrazados, cantores intempestivos, votantes de ducha, un fraudulento Rojas Vade; ora como jurisletrados y operadores de visión tan consistente como sectaria. A todo evento, son payasos lamentables».

En entrevista con el Diario Financiero, el abogado y columnista, Jorge Navarrete, manifestó que «no asigno la misma responsabilidad a todos los miembros de la Convención Constitucional, ya que hay un puñado de ellos que -por trayectoria, experiencia, poder e influencia- se les debe reprochar con más dureza su ausencia de conducción y moderación».

«Emborrachados con la idea de que serían los padres de la nueva Constitución, están a punto de pasar de convertirse en los rostros del bochorno y de una farra histórica, a resultas de haber confundido persistencia con porfía, voluntad con voluntarismo, y popularidad con populismo constitucional», precisó Navarrete, poniendo como ejemplo a convencionales como Atria, Jaime Bassa, Mauricio Daza, entre los abogados y constitucionalistas de izquierda. Una mira distinta expuso la académica del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago de Chile (Usach), Pamela Figueroa, quien planteó a Emol que efectivamente «es importante el desempeño que han tenido los y las convencionales con respecto al proceso constituyente en general, también es parte de las decisiones que tomamos los ciudadanos y ciudadanos al momento de estar en la urna el 4 de septiembre en el Plebiscito».

Con ello, indicó que efectivamente «ha habido situaciones específicas que ha hecho que la Convención sea observada no tanto por su trabajo, en términos de producto concreto, es decir sobre el texto. Eso partió con el caso Rojas Vade y luego ha habido cada vez que los convencionales salen un poco de la norma o de lo que se espera que ellos hagan, ha habido cuestionamientos desde la ciudadanía». «Pero sí creo que ha habido un número muy importante de convencionales que se comprometieron con su trabajo, que dedicaron mucho tiempo, que abordaron las diferencias, buscaron procesarlas y presentar un texto constitucional. Creo que también hay que relevar a los que hicieron su trabajo», aseveró, añadiendo que es «importante destacar que sí vamos a tener en el periodo que se estableció un texto constitucional».

En el programa Mirada Política EmolTV el académico del Instituto de Filosofía e investigador de Polis, Observatorio Constitucional de la Universidad de los Andes, Daniel Mansuy, opinó que «hubo mucho show puramente performativo, recuerden que el día que se instaló la Convención había un grupo de niños cantando el himno nacional y no lo pudieron hacer, está el caso Rojas Vade, hay muchísimos ruidos en torno a la Convención».

Con esto, mencionó otro ejemplo: «La gran semana de la Convención iba a ser la semana de los derechos sociales, pero el jueves en la noche hubo una gran funa a los convencionales que no habían votado un informe de la comisión de Medio Ambiente. Todo lo que hace la Convención tiene un ruido ambiente y produce desconfianza de parte de la ciudadanía y se rompió ese vínculo de afecto». Además, Mansuy consideró que «evidentemente hay cosas de forma y el voto en la ducha y Rojas Vade no ayudan, pero después hay cosas de fondo, porque hay normas que contrarían al sentido común de la mayoría del país. Y en tercer lugar, hay un veto de un sector de la Convención que también a la ciudadanía le hace ruido, porque entiende que se le prometió la casa de todos».

Fuente: Emol.com

Fuente: Emol.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *